Una lactancia materna más real

Lactancia_real2

Si la maternidad es tan fantástica, ¿porqué a veces pasamos momentos tan duros?

No solo hay momentos duros, sino que confesar que hay cosas que superan nuestras fuerzas parece que sea un defecto de personalidad o un intento de hacernos las víctimas.

Personalmente creo que se debe a la imagen de madre perfecta que se nos impone y que lo único que consigue es aislarnos las unas de las otras. El resultado es que no nos enteramos que todas pasamos por lo mismo.

Esta presión empieza cuando el mundo se entera de que estamos embarazadas. Como si no tuviéramos bastante con la responsabilidad de llevar un ser humano en nuestro utero, de repente, nadie tiene ningún reparo en darnos instrucciones sobre lo que tenemos que hacer durante lo siguientes meses. Con el nacimiento del bebé las cosas solo van a peor porque gracias a los medios todos “saben” lo que hay que hacer con un bebé. Al igual que hoy en día el concepto de belleza está totalmente distorsionado, creo que la maternidad (o paternidad) también lo están. Nadie tiene ni idea de como ser madre (o padre), vamos perdidísimos, pero tenemos que encontrar nuestro camino intentado hacer lo mejor para nuestro bebé. Esto es duro… pero necesario.

Si seguimos los cánones marcados acabaremos volviéndonos locas porque es imposible. Estaremos atendiendo a un pequeñín en medio de la noche, agotadas, con el sueño roto y dudando de todo lo que hemos hecho durante el día. Nos culpabilizaremos por no haber hecho caso a lo que nos decían porque estaremos convencidas que si lo hubiéramos hecho el bebé no lloraría. Y si no dudamos de nosotras mismas, dudaremos de nuestra pareja por no seguir con lo que “habría que hacer” en estos casos. En resumen, que no hay forma de ganar.

Ah, una cosa más: esta presión durará el resto de nuestras vidas porque habrá opiniones para cada etapa de la vida de nuestros hijos!

Dicho esto, no es mi intención deprimir a nadie, al contrario. Me gustaría romper con este aislamiento y personas como Suzie Blake son las que me inspiran a seguirla y a escribir sobre este tipo de temas. Me encantó el artículo “La lactancia real: cansada de las fotos artísticas de lactancia buscó madres amamantando en su día a día” que leí en Bebés y Más que trataba sobre esta fotógrafa.

Suzie estaba harta de ver fotos poco realistas de mujeres dando el pecho y por eso se fotografió dando el pecho a su bebé y lo colgó en Facebook. Luego pidió a más mujeres que la imitaran y tomaran fotos de si mismas dando el pecho.

La respuestas no tardaron y así nació el proyecto “What Does Breastfeeding Look Like?” (¿Cómo es realmente la lactancia materna?).

Según ella, en los medios hay una falta de autenticad en las imágenes de mujeres dando el pecho. La mayoría de las fotos son retocadas y resultan poco realistas y rozan la fantasía. Explica como está cansada de imágenes que no reflejan las realidades de dar el pecho para la mayoría de mujeres. Este proyecto se centra en representar a mujeres dando el pecho en toda su desordenada belleza. Es sobre ojos cansados y sin maquillaje. Es sobre vomito en el hombro y juguetes en el suelo. Es sobre devolver el poder a las mujeres cuando están dando su vida para que otro ser humano pueda subsistir.

Me encantó el concepto nada más ver estas imágenes. Cada una de ellas es fantástica y poderosa. Todas estas madres son preciosas y las fotos retratan un momento íntimo con su bebé que, por muy duro, es algo que vivieron juntos y que podrán mirar en el futuro y sonreír porque también lo superaron juntos. Todas deberíamos tener más fotos de cuando estamos en un bajón porque son un recordatorio de que es normal y de que lo hemos superado. Estas cosas tiene mucho mérito y nos lo tenemos que recordar más a menudo.

/Marcella

Artículos completos:

Suzie Blake (ENGLISH)

Bebés y Más

Anuncios

Un Comentario

  1. Pues sí, se maquilla mucho el tema de la maternidad y se suele “exigir” una perfección y una falsa visión de una misma… Como si las mamás nunca nos cansáramos, ni nos agobiáramos… Mamás dando el pecho con ojeras, con bocanadas de leche en la ropa, despeinadas, cansadas y agotadas… con la casa desordenada y las cosas a medio hacer. Esa suele ser la realidad, que nadie te enseña. Un gran y real post 🙂

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: